martes, 24 de mayo de 2016

Escribiendo sin pensar

Una muy curiosa actividad ha sido la protagonista de la clase de hoy. Música relajante, mente en blanco y bolígrafo en mano era todo lo que necesitábamos. 
Llamamos a esto Escritura Automática, y consiste en vencer la censura que ejercemos sobre el subconsciente, plasmando sobre el papel todo lo que pensamos en el momento, después de unos minutos previos para reflexionar en silencio.
Ha sido una forma curiosa de sacar de dentro lo más ''oscuro'' de nosotros y expresarlo mediante la escritura. Los minutos previos me han hecho darle vueltas al coco hasta el punto de llorar, soy una llorica, no puede tenerse en cuenta, porque estaba concentrando todo lo triste o las inseguridades que tengo en la mente, a la vez. Sumado a la música lánguida de fondo no era un panorama muy alegre.

Al momento de ir a escribir, las palabras fluyeron solas y me quedé tranquila habiendo soltado un poco de basura de mi cabeza. No todo era triste, sino puras reflexiones que me planteo de vez en cuando.
Ha sido útil y original, un forma de acercarnos a la poesía de los movimientos de vanguardia. No obstante, el anaglifo aún no ha sido superado ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario