martes, 13 de octubre de 2015

¿Qué es para ti la ortografía?


La ortografía, ¿es simplemente el conjunto de normas que regulan la escritura? ¿O hay algo más allá de colocar la 'h' en su sitio, no confundir las tildes, utilizar de forma correcta las mayúsculas? Para algunos, tan sólo se trata de escribir bajo las reglas estrictas que determinan de qué forma debes hacerlo. Para otros, es algo más allá de eso. Es nuestra forma de expresión escrita, nuestras pautas para comprendernos entre nosotros al escribir y al hablar, también. Para los últimos no debe ser mucho, puesto que ni se preocupan en preguntarse por qué. 


Debemos plantearnos algo importante. ¿Para qué existe la ortografía? Si es algo principal en la Lengua, motivos debe haber. Debe ser importante. De hecho, es realmente importante. Y si no, imaginad que cada uno usase las letras que quisiese para escribir. Sería una locura. Podríamos comprendernos, al fin y al cabo, al hablar, no hay diferencia entre castillo y kastiyo, pero es innecesario. La ortografía existe para concentrarnos en algo común, todos. Al igual que el metro es la unidad principal de longitud del Sistema Internacional de Unidades, o que hay 11 metros desde el punto de penalti hasta la portería. 



Desde mi punto de vista, ortografía significa unión. Es algo que todos las personas tenemos en común para poseer comunicación escrita, para saber en todo momento a qué se refiere la otra persona. Una forma de comprendernos.

Todos coincidiremos en que las faltas de ortografía son un problema grave. Si tenemos unas normas para escribir, lo correcto sería regirse por ellas. Pero estas faltas día a día se vuelven más comunes. Estás en el instituto, y al profesor se le pasa alguna mientras te corrige, o escribes mensajes en el móvil no prestando atención a cómo escribes y acortando las palabras... Y puede parecer una tontería, pero muchas tonterías hacen algo grande y pasa a ser un gran error que trasladamos a la vida cotidiana. A los trabajos, a los deberes... De alguna forma esto debería dejar de ser así, o acabaríamos volviendo a pasarnos el lenguaje por las narices y escribir como quisiéramos, algo que todos sabemos que no sería lo correcto.
La ortografía contribuye de forma positiva en nosotros, en el ser humano. Hace que no nos volvamos locos ya que tenemos pautas para seguir, pautas que nos repiten una y otra vez desde que somos pequeños, y que a este punto de la vida deberíamos sabernos al dedillo. A veces se tienen fallos, nadie es perfecto, por maravillosamente bien que nos sepamos cómo usar la 'h'. ¿No es hora de que dejemos de equivocarnos? Cuesta comprender cómo alguien puede desinteresarse por algo tan relevante, o que pueda verlo irrelevante.
Por otro lado, ¿cuál es tu primera impresión de un texto plagado de faltas de ortografía? ¿No te dice algo de la persona en cuanto lo ves? A lo mejor es una falsa apariencia al principio, pero nuestra forma de expresarnos dice mucho de nosotros mismos. Especialmente de nuestra personalidad, si somos constantes o flojos, si tenemos actitud por aprender o pasamos un poco de todo, e incluso de nuestros sentimientos. Aunque parezca algo abstracto, todo lo estás plasmando cuando escribes. Y si lo primero que te echas a la cara son un montón de tildes invisibles y haches descolocadas, muy buena impresión nadie se lleva.


Es nuestro deber respetar la forma de escribir. Es nuestro deber seguir lo marcado y expresarnos de forma que todo el mundo pueda comprendernos. Y vale, tu amigo puede entender que kerais kedr n l parke, pero quedar en el parque es lo mismo y no estás esforzándote mucho más por escribirlo bien. El mismo tiempo que gastas escribiendo una palabra mal, es el que te cuesta escribirla correctamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario