sábado, 24 de octubre de 2015

¿Tinta en mi cuerpo? ¿¡Para siempre!?

Es bien sabido que los tatuajes crean prejuicios. ¿O no? ¿Y las personas que los llevan? Ellos han elegido introducir tinta en su cuerpo de forma que una frase, el rostro de alguien, un dibujo trivial, quede permanente en su cuerpo para siempre. Actualmente, puedes borrar el tatuaje de tu cuerpo, con láser, pero el precio se sube a las nubes y esa no es la cuestión. ¿De qué forma beneficia la tinta en tu piel?


Los tatuajes son un fenómeno -extrañamente- cada vez más extendido, ya vemos algo normal ir caminando por la calle y toparnos con transeúntes que los llevan. Nos los quedamos mirando, la mayoría del tiempo, preguntándonos cuánto dolor les habrá causado o por qué razón habrán elegido ese dibujo, figura, frase. Estamos hechos a ellos. 

Una forma de expresarse peculiar que permite dejar algo en tu piel, sintiéndolo dentro y no temiendo que jamás se te olvide. Lo tienes ahí para recordar tu vida, algo que admires... Es permanente. Según el dibujo que elijas, el tatuaje embellece tu cuerpo. Hay factores como el diseño o el color que hacen que luzca tan bien en ti como en el papel.
Para la gente que quiera o necesite tapar sus marcas o cicatrices, es bastante útil.


Por otro lado, los tatuajes implican dolor. Bastante dolor. No creo que alguien llegue a imaginarse cuánto. Supongo que hasta el momento en el que te toca, lo 'sufres', no lo comprendes. Siempre hay esa pequeña parte de la población con tatuajes que te dice que apenas le dolió. No te fíes de ellos.

Este tipo de diversión y moda trae consigo más desventajas que beneficios. Si eres mujer y llevas alguno en la zona lumbar, la parte baja de la espalda, no podrán ponerte la anestesia de la epidural, para el parto. Es cierto que sólo es una desventaja para las mujeres, pero ya te elimina una zona para elegir el lugar.
En otras zonas como pueden ser la cara, la parte interna del codo, los dedos o los pies, los genitales... no es recomendable tatuarse si no te has acostumbrado al dolor, pues vas a ver las estrellas. Igualmente, son zonas no recomendadas por los expertos para impregnarte la tinta.
También, el precio de esta diversión vuela por las nubes. Mucha gente podrá permitírselo, pero debemos pensarlo bien antes de dejarnos esa cantidad de dinero. 
Algunos componentes que forman las tintas de color pueden ocasionar graves alergias, y debes informarte muy bien antes de dejarla entrar en tu cuerpo, o podrá salirte rana la jugada y acabar con un buen resfriado permanente. Así mismo hay que acudir a un centro que cumpla con las medidas sanitarias y de higiene o podríamos contraer infecciones.
A nivel de la sociedad, en general juzgamos rápidamente a las personas que los llevan, haciéndonos una imagen puede que cierta o equivocada de ellas. También se ha de decir que ellos mismos los eligen y no tienen razón para luego opinar sobre lo que la gente piense a primera vista de ellos.


Como todo, este body art tiene sus pros y sus contras, sus cosas buenas y malas, pero no deja de ser algo muy extendido y una moda que gusta bastante. A pesar de poseer ciertas cosas positivas, siempre quedan el dolor o la posibilidad de contraer enfermedades. Hay otras formas de dejar que algo sea permanente para siempre sin necesitar una buena dosis de crema anestésica. 



1 comentario: